María Andresa y el Tyrocinio

Un 30 de noviembre de 1720, día de San Andrés, nacía en Zaragoza entre telas y algodones María Juana Rosa Andresa Casamayor de la Coma. Y digo entre telas y algodones porque María Andresa era la séptima hija de una familia de ascendencia francesa con amplia tradición en el comercio textil. 

Pero, que tiene que ver una Zaragozana del siglo XVIII con quien aquí escribe… ¿Me dejas que te cuente?

ilustración de Eulogia Merle para el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, MUNCYT

Origenes

María Juana Rosa Andresa Casamayor de la Coma, María Andresa de ahora en adelante, era hija de Juan Joseph Casamayor y Juana Rosa de La Coma. Juan Joseph y Juana Rosa casados en 1705, procuraron dotar a sus nueve hijos e hijas de una educación formal, probablemente en casa, en una época en que la mayor parte de la población era analfabeta. Y es que a pesar de los esfuerzos que se estaban realizando para implantar una educación pública, eran pocos los que tenían acceso a la misma y cuando digo pocos, quiero remarcar la “o”. Sin embargo, María Andresa pronto empezó a destacar entre sus hermanos.  

Apunte del bautismo de María Andresa Casamayor de la coma, extraido del articulo Soñando con números, María Andresa Casamayor de Julio Bernués y Pedro J. Miana

Un libro para hacerlo todo fácil

Con solo 17 años, en marzo de 1738, María Andresa escribió su primer libro, un tratado de aritmética que se convertiría en el primer libro científico publicado en español por una mujer, y que llevaba por título: Tyrocinio arithmetico, Instrucción de las quatro reglas llanas, firmado bajo el pseudonimo de Casandro Mamés de La Marca y Araioa, un perfecto anagrama que reordena todas las letras de su nombre en un intento de que su condición de mujer no impidiese al libro el ser publicado. 

Portada Original del Tyrocinio.

Este volumen, trata de explicar de forma accesible el uso de las cuatro operaciones básicas: sumar, restar, multiplicar y dividir. Y es que, ser hija de comerciantes tenia sus implicaciones, entre ellas darse cuenta de la importancia que tenían la lectura y la escritura, pero, sobre todo el conocimiento de dichas operaciones.

María Andresa era tan consciente de esta necesidad que es muy posible que Tyrocinio fuese su modo de ayudar al ejercicio del oficio. De hecho, el libro tiene un marcado carácter pedagógico como así lo indica el uso del término Tyrocinio, un cultismo de la época que significa aprendizaje o formación. Además, el volumen contiene de forma explicita las indicaciones para transformar entre muchas de las unidades de medida que se utilizaban en aquella época en diversas zonas de Aragón, Navarra y Castilla. Algo similar a lo que Blaise Pascal había hecho, medio siglo antes, con la Pascalina para ayudar a su padre, también comerciante.  

Mejor acompañada

Un apunte interesante que nos hace pensar en la brillantez de Maria Andresa es el apoyo que recibió del escolapio y catedrático de matemáticas Juan Francisco de Jesús y de Fray Pedro Martínez Regente de Estudios del Colegio de San Vicente Ferrer de la Orden de Predicadores, con quien además colaboró en diversos estudios como así lo indican los apuntes incluidos sobre Maria Andresa en la monumental obra “Biblioteca nueva de los escritores aragoneses” de Félix Latassa, 1802. Un detalle curioso de estas notas fue un error tipográfico cometido por Latassa que hace que María Andresa aparezca como María Andrea, una confusión que ha llegado hasta nuestros días. 

Siguiendo también las indicaciones de Latassa, parece que María Andresa intentó publicar una segunda obra que nunca llegó a ver la luz, por el costo que suponía, y de la que dan fe sus hermanos que la heredaron tras la muerte de la autora. Se trataría de un manuscrito perdido que tenia por título El Para si solo con el subtítulo Noticias especulativas, y prácticas de los Números, uso de las Tablas de las Raizes, y Reglas Generales para responder a algunas Demandas, que con dichas Tablas se resuelven sin la Algebra, y firmado bajo el mismo seudónimo que el Tyrocinio

Todo se complica

En cualquier caso, a partir de 1738 todo en la vida de Maria Andresa se desmorona, muere su padre y mantener el negocio familiar se complica. Las deudas de la familia comienzan a crecer hasta tal punto que en 1748, acaban perdiendo todas sus casas. Por si fuese poco, María Andresa debe lamentar también la perdida de su amigo y colaborador Fray Pedro. 

Sola y sin el negocio familiar María Andresa tuvo que trabajar convirtiéndose en maestra de niñas, una profesión que le proporcionaba sustento y alojamiento como así se deduce de los apuntes del censo de 1766 que indican que María Andresa no pagaba por su alojamiento sito en la calle Palomar. 

Los días de María Andresa finalizan un 23 de octubre de 1780 siendo enterrada en el cementerio de la iglesia del Pilar. 

Que no caiga en el olvido

Actualmente, Maria Andresa cuenta con una sala dedicada en el museo de las matemáticas de Casbas de Huesca y Correos le dedicó un pliego Premium de sellos el 29 de Junio de 2020.

Anunció del Pliego de sellos editado por Correos el 29 de Junio de 2020

Sin embargo, en su propia ciudad natal aun cuesta que se la reconozca como refiere esta noticia del Heraldo de Aragón, algo que la comunidad matemática de la Universidad de Zaragoza liderada por  El Instituto Universitario de Matemáticas y Aplicaciones (IUMA) va a intentar remediar con las actividades organizadas para la celebración de su 300 aniversario y que podéis encontrar aquí.

Además, el IUMA, ha elaborado una reedición facsímil del Tyrocinio Arithmetico bajo la supervisión de Pedro J. Miana y Julio Bernues cuya portada vemos a continuación.

Portada de la reedición facsímil
del Tyrocinio Arithmetico, de María Andresa Casamayor. Con motivo del 300 aniversario de su nacimiento,

Epílogo

La Historia de María Andresa es testimonio de las dificultades de las mujeres en una época en la que la educación era cosa de hombres y el hecho de que su legado haya permanecido en el olvido hasta nuestros días, nos hace ser conscientes de lo mucho que nos queda por conocer del papel de las mujeres en la historia de la ciencia española. 

Referencias:

Esta entrada participa en la Edición 11.6: Conjeturas del Carnaval de Matemáticas, que en esta ocasión organiza Gaussianos.

  2 Replies to “María Andresa y el Tyrocinio”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.